To install click the Add extension button. That's it.

The source code for the WIKI 2 extension is being checked by specialists of the Mozilla Foundation, Google, and Apple. You could also do it yourself at any point in time.

4,5
Kelly Slayton
Congratulations on this excellent venture… what a great idea!
Alexander Grigorievskiy
I use WIKI 2 every day and almost forgot how the original Wikipedia looks like.
Live Statistics
Spanish Articles
Improved in 24 Hours
Added in 24 Hours
Languages
Recent
Show all languages
What we do. Every page goes through several hundred of perfecting techniques; in live mode. Quite the same Wikipedia. Just better.
.
Leo
Newton
Brights
Milds

Jade precolombino de Costa Rica

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Pendiente de jade con forma de ave.
Pendiente de jade con forma de ave.

Entre el 500 y 700 d.C, los indígenas que habitaron el territorio actual de Costa Rica manufacturaron objetos de jadeíta y otras piedras verdes (cuarzo, calcedonia, ópalo, ágata, ompacita, serpentina), conocidas en general como jade, usando técnicas y motivos autóctonos, que fueron utilizados como adornos y talismanes.[1]​ Durante este periodo, se dio una fuerte tradición local del trabajo, que fue independiente de influencias externas, aun cuando algunas reflejan rasgos foráneos (olmecas, mayas, cultura San Agustín).

El jade se utilizó principalmente en la región de Guanacaste y en la región Central del país (Vertiente del Atlántico y Valle Central), pero se encuentra también en forma aislada en la región de Díquis (valle del río Grande de Térraba, en el sureste del país).

Los artefactos de jade se encuentran frecuentemente como ofrendas funerarias, asociados a individuos con rango social y/o con presencia de elementos mítico-religiosos. También se ha encontrado información de que fueron utilizados con fines curativos. Se usaron como ornamento personal y luego se destinaron como parte del ajuar funerario de los individuos.

Solamente se conocen entre 8 y 10 fuentes de jadeíta en el mundo. Se ha planteado que el río Motagua en Guatemala fue la fuente primaria de jadeíta para Costa Rica, sin embargo, la fuerte presencia de jades en el país que no pueden asociarse a este río ha hecho postular la existencia de una fuente en Costa Rica en la península de Santa Elena, Guanacaste, o en el río San Juan, la cual no ha sido confirmada.

Antecedentes: el jade precolombino mesoamericano

Pendiente de jade olmeca hallado en Costa Rica. Muestras algunas caraterísticas propias del arte de esa cultura mesoamericana como la clásica "boca olmeca". Museo del Jade de San José de Costa Rica.
Pendiente de jade olmeca hallado en Costa Rica. Muestras algunas caraterísticas propias del arte de esa cultura mesoamericana como la clásica "boca olmeca". Museo del Jade de San José de Costa Rica.

El término jade se utiliza para denominar a un conjunto de rocas de origen metamórfico, compuestas principalmente por minerales como la jadeíta o la nefrita, y que se caracterizan especialmente por su brillo, dureza, color y translucidez. Las sociedades precolombinas de América tallaron estas piedras con diseños y símbolos propios de sus creencias. El jade, junto con el oro, se han considerado las dos materias primas más valiosas de la arqueología americana.[1]

El uso de piezas de jade entre las culturas precolombinas de Mesoamérica fue principalmente ornamental, aunque es posible que muchos de ellos hayan sido utilizados como objetos parafernarios en ritos ceremoniales (rituales de cacería, guerra o iniciación).[2]​ Las sociedades precolombinas en general apreciaron los objetos elaborados en jade y otras piedras verdes como indicadores de poder. También se utilizaron como ofrendas funerarias y como seña de identificación entre distintos clanes. El contacto con las culturas de Mesoamérica y Suramérica, permitió el intercambio mutuo de técnicas especializadas para la manufactura del jade. En Mesoamérica, los olmecas y los mayas fueron expertos en tallar y pulir jades. Muchos de los objetos de jade de talla local, aunque difieren notablemente de las tallas olmecas y mayas, presentan patrones iconográficos propios de estas culturas mesoamericanas.[2]

Objetos de jade con glifos mayas encontrados en Nicoya, del periodo Clásico Temprano (100-600 d.C). La presencia de estos objetos en territorio costarricense implica el intercambio comercial de las sociedades autóctonas con las culturas de Mesoamérica.
Objetos de jade con glifos mayas encontrados en Nicoya, del periodo Clásico Temprano (100-600 d.C). La presencia de estos objetos en territorio costarricense implica el intercambio comercial de las sociedades autóctonas con las culturas de Mesoamérica.

Se ha postulado que los olmecas fueron la primera cultura mesoamericana en trabajar el jade. Desde el 800 a.C, los olmecas se desplazaron desde La Venta, en el actual estado mexicano de Tabasco, hasta el estado de Guerrero por el norte, y por el sur viajaron hasta la península de Nicoya en Costa Rica, pasando por el río Motagua en Guatemala, buscando vetas de jadeíta.[2]​ En la cultura olmeca, los colgantes de jade eran considerados representaciones de la mazorca de maíz, por lo que se consideraban sagrados y se usaron en ceremonias que recreaban el cosmos.[3]

Los olmecas ejercieron gran influencia en las culturas vecinas del periodo preclásico medio de Mesoamérica, influencia que se ve reflejada en temas mítico-religiosos y políticos, así como en la escritura jeroglífica. Entre el año 500 a.C y el 300 d.C, pueblos descendientes de los olmecas se desplazaron por Mesoamérica dejando indicios de escritura epiolmeca.[2]

En el territorio de la actual Costa Rica, las exploraciones arqueológicas han encontrado gran cantidad de jades olmecas pertenecientes al periodo que va de 500 a.C a 500 d. C. Muchos de estos objetos se han denominado “cucharas olmecas”, debido a que poseen agujeros para ser usados como pectorales, de forma horizontal. Tales objetos han sido reportados en la subregión Guanacaste (actual provincia de Guanacaste) del área arqueológica de la Gran Nicoya, y en la región arqueológica Central (Valle Central y Vertiente Atlántica de Costa Rica).[2]​ Es probable que la presencia de tantos artefactos olmecas hallados en territorio costarricense sean producto del intercambio entre las sociedades autóctonas y culturas intermediarias más que por el contacto directo entre los indígenas locales y los olmecas.[3]

En Costa Rica también han sido encontrados gran cantidad de piezas de jade de origen maya, que refleja que este material fue utilizado para el trueque durante el auge de la talla del jade en el país (entre 500 a.C a 700 d.C). Los mayas utilizaron el jade como joya ornamental principalmente entre los altos dignatarios y sacerdotes, y también utilizaron las piedras de jade como moneda de intercambio.[4]

Al igual que los olmecas, los mayas tuvieron una concepción del maíz como producto esencial para mantener el orden del cosmos. En los jades mayas hallados en Costa Rica es posible observar glifos cuyo significado está estrechamente relacionado con propósitos rituales. La conexión entre el jade y la mazorca de maíz establecida por los olmecas fue mantenida por los mayas del Preclásico y el Clásico. Los reyes mayas solían vestir placas de jade en su cinturón, estableciéndose ellos mismos como encarnación del dios del maíz, en el centro de la creación y el cosmos. Las placas de jade eran instrumentos que permitieron establecer el poder cósmico del rey, justificando a la vez su autoridad.[5]

Los mexicas dieron al jade gran valor, considerándolo más valioso que el oro. En el idioma náhuatl, lo llamaron “chalchihuitl”, esmeralda baja.[4]​ Durante la época de la conquista de México-Tenochtitlan, el jade atrajo la atención de los conquistadores españoles, quienes además atribuyeron a esta piedra propiedades curativas eficaces para las dolencias de los riñones, por lo que conocían al jade como piedra del ijar.[1]Bernal Díaz del Castillo recoge un pasaje acerca de un obsequio enviado por Moctezuma II a Carlos V de España que incluía los chalchihuitles, en la que refiere que cada piedra valía más que dos cargas de oro (cada carga equivalía a tres quintales del metal).[4]

En general, las culturas mesoamericanas asociaron el jade a elementos naturales como las simientes, el agua de los ríos, el mar y la lluvia, la mazorca de maíz, atribuyéndole cualidades mágico-religiosas.[4]

Arqueología del jade de Costa Rica

Cronología

Se han distinguido tres periodos en el trabajo del jade en Costa Rica:[6]

  • Periodo inicial: 500 a.C a 300 d.C
  • Periodo de apogeo: 300 a 700 d.C
  • Periodo de decadencia: 700 a 900 d.C

El periodo de apogeo de las tallas de jade locales coincide en parte con la época en que se da la transición entre la cultura olmeca y la cultura maya, al final del Preclásico. De esta época provienen la mayoría de las piezas de jade verdadero elaborado con jadeíta. Cerca del 700 d.C, después de una época de auge de varios siglos, la jadeíta comienza a decaer y es cuando se realizan los trabajos con otras materias primas como serpentina o calcedonia. Después de 800 d.C se produce una decadencia en la lapidaria de jade, que coincide con el auge de la metalurgia del oro.[4]

Regiones arqueológicas

Mapa de las áreas arqueológicas de Costa Rica: Subregión Guanacaste (rojo), Región Arqueológica Central (verde) y subregión Díquis (amarillo).
Mapa de las áreas arqueológicas de Costa Rica: Subregión Guanacaste (rojo), Región Arqueológica Central (verde) y subregión Díquis (amarillo).

En el actual territorio de Costa Rica se han establecido tres regiones arqueológicas, basándose en criterios geográficos y culturales.

Gran Nicoya

Ocupa el litoral pacífico de Nicaragua y el Pacífico norte de Costa Rica. El sector costarricense se conoce como subregión sur o Guanacaste. Se corresponde actualmente con la provincia de Guanacaste y la parte norte de la provincia de Puntarenas. Esta región se caracterizó por la cultura de Nicoya, de fuerte influencia mesoamericana, y es de donde provienen gran cantidad de los jades de Costa Rica, especialmente los dioses-hacha y los pendientes en forma de ave.

Región Arqueológica Central

Esta se encuentra en la parte central del país, corresponde al Valle Central, el Pacífico central y la Vertiente Atlántica del país. Se le divide en dos subregiones: Central-Pacífica y subregión Atlántica (Valle de Turrialba, llanuras del Atlántico central y llanuras del norte). Gran cantidad de jades han sido recuperados sobre todo de la subregión Atlántica.

Gran Chiriquí

Abarca el Pacífico sur de Costa Rica y gran parte de Panamá. El sector costarricense se conoce como subregión Díquis. Es poco el jade recuperado de esta región, más reconocida por la presencia de gran cantidad de piezas de oro.

Fuentes del jade de Costa Rica

El territorio de Costa Rica es de edad geológica reciente (alrededor de 25 millones de años).[7]​ Debido a esto, no ha sido posible encontrar fuentes de jadeíta, considerada el jade verdadero. Aun así, además de la jadeíta, se han identificado cerca de diez tipos distintos de rocas que se utilizaron para elaborar las piezas de jade, entre ellas el jaspe, la lutita, la nefrita, el cuarzo, el ópalo, la serpentina y la calcedonia.[7]​ Los estudios arqueológicos y petrológicos han determinado que, al menos en Guanacaste, el sitio donde más se han encontrado piezas de jade, la materia prima para su elaboración se obtuvo como guijarros en el curso de algunos ríos y playas, o bien, como bloques en algunos lugares donde este material se encontraba depositado, como la península de Santa Elena, donde hay fuentes de nefrita y,[7]​ se ha teorizado, también fuentes de jadeíta que en algún momento se agotaron. En el caso particular de la jadeíta, es más probable que esta haya sido introducida desde áreas foráneas, principalmente desde el valle del río Motagua en Guatemala.

Tecnología del jade

Taladro utilizado para perforar las piedras de jadeíta u otros materiales que los indígenas costarricenses utilizaron para elaborar piezas de jade. Museo del Jade, San José de Costa Rica.
Taladro utilizado para perforar las piedras de jadeíta u otros materiales que los indígenas costarricenses utilizaron para elaborar piezas de jade. Museo del Jade, San José de Costa Rica.

Los artesanos precolombinos que tallaron y pulieron rocas y minerales, se convirtieron en especialistas, al asimilar los conocimientos heredados sobre la técnica, y llegar a dominar los cortes y el pulido de los jades y otras piedras verdes, integrando elementos de dibujo, diseño, composición y simetría para representar el mundo espiritual de su pueblo en forma tridimensional.

Los lapidarios locales posiblemente utilizaron técnicas similares a las mesoamericanas.[2]​ La materia prima utilizada eran rocas duras, de grano fino, susceptible de ser pulida y dar brillo, con bajo índice de fragilidad.[7]​ Los objetos de jade se elaboraban de un bloque de jadeíta o de otros materiales como serpentina, nefrita o cuarzos. Los bloques de jade seleccionados se cortaban mediante la técnica de aserramiento, utilizando para ello un arco de madera con un cordel, o bien, usando fibras vegetales o cueros impregnados con arenas abrasivas de cuarzo o volcánicas que por fricción producían un corte en la roca.[2]

En general, las piezas escogidas eran sometidas a un fuerte desgaste utilizando piedras grandes, planas y ricas en sílice, usando el agua de los ríos como agente abrasivo, para darle forma de hacha.[7]​ Luego, las piezas se resquebrajaban por su diámetro mayor para formar dos piezas en forma de trapecio.[8]

Para la decoración de la pieza, se utilizaron cuatro técnicas:[8]

  • Acción abrasiva con piedras y agua.
  • Raspado o esgrafiado, en el cual se realizaban incisiones.
  • Calado (acanalado).
  • Pulido.

Sobre la pieza obtenida se realizaba el pulido y acabado mediante la aplicación de arenas abrasivas silicosas (piedra pómez), o bien, fibras vegetales como las hojas de Crecencia jugata,[8]​ fibras de henequén y cuero de venado.[2]​ Finalmente se utilizaba cera de abejas para lograr un brillo uniforme.[2]

Tipos de tallas

Las talla de jade de Costa Rica difieren notablemente de los jades olmecas y mayas, aunque presentan algunos rasgos iconográficos de estas culturas mesoamericanas. Uno de estos aspectos es la división en dos mitades de las piezas de jade. A estas figuras se les conoce como “herencias”, pues una de las mitades era depositada en las tumbas como ofrenda funeraria, y la otra mitad era conservada por los deudos.

Dioses-hacha: representan figuras humanas, a veces con algunos elementos zoomorfos, que miran de frente y cruzan las manos sobre el tronco. Se caracterizan por presentar una cola de base amplia, terminada en forma de hacha, en algunas ocasiones con una hendidura central para formar las extremidades inferiores. Es el tipo de jade más frecuente de Guanacaste y el más representativo de Costa Rica.
Ax-God Pendant LACMA M.71.73.307.jpg
Pendientes avimorfos: tienen un triángulo facial invertido que representa un pico de ave (o una máscara de ave), generalmente en relieve, con una terminación hachoide más delgada que recuerda una cola o alas de ave, y líneas incisas que representan plumas. Se vislumbra en estas piezas la función metamórfica del chamán.
Avian Axe-God Pendant LACMA M.71.73.310.jpg
Jades en barra: de forma rectangular y suspensión horizontal, generalmente son alados. Un tema importante representado en estos jades es el murciélago, a veces con las alas estilizadas en forma de saurio. Es más frecuente en la Vertiente del Caribe.
Winged Pendant LACMA M.71.73.309.jpg

Estructura de las piezas

3
2
1
4
5
6
7
8
9
10
Dios-hacha de jadeíta expuesto en el Museo del Jade de San José de Costa Rica. En él puede apreciarse la característica hendidura en V (1), con dos apéndices que se proyectan hacia arriba y que, en conjunto con el cuerpo cónico truncado del cráneo aplanado, adornado con líneas incisas (2), semeja un birrete ceremonial. Se aprecian los cubreorejas a los lados de la cabeza (3), así como el triángulo isósceles facial (4) que da forma a la cara y delimita los ojos (5), horadados en la piedra mediante un rodillo de madera (de allí su forma cóncava) y colocados dentro de un marco, y la boca (6), formada por un rectángulo con una línea incisa en el medio para simular los labios, en la que apenas se insinúa la lengua (7). Los brazos (8) en forma de triángulo se cruzan sobre el abdomen, pudiendo observarse trazos lineales para representar los dedos (9). Cierra la figura la cola (10) en forma de hacha casi recta.

En general, la gran mayoría de las piezas de jade encontradas en Costa Rica presentan como estructura la figura humana, en la cual pueden reconocerse la cabeza, la cara, los ojos, la boca, la lengua, las extremidades superiores y el tronco, este último a veces convertido en extremidades inferiores o en la cola de un ave:[9]

  • la cabeza: esta presenta una parte craneal lisa, generalmente decorada con una hendidura central en forma de V. Esta hendidura podía adornarse con un par de apéndices (cabezas de lagartos, aves de pico largo), pero siempre conservando la V central. Algunas decoraciones del cráneo pueden incluir incisiones en forma de X y una banda en la parte inferior. En piezas más complejas, el cráneo puede convertirse en un cuerpo cónico truncado que semeja un gorro o birrete, con distintas decoraciones como cordones paralelos, cordones lisos o líneas incisas. El tocado también puede semejar una cresta de plumas. La figura puede llevar un cubreorejas a los lados de la parte que representa el cráneo, con una pequeña perforación en el centro para que funcione como colgante. Sin embargo, lo más frecuente es que la suspensión se logre mediante la perforación de un agujero a la altura del cuello de la pieza. La suspensión se realizaba en esta zona porque tiene la ventaja de ser la parte más angosta de la figura. Las perforaciones para la suspensión son dos conductos cónicos que se juntan en la parte central de la pieza.
  • la cara: el rasgo más sobresaliente del patrón normativo para la cara es la presencia de un triángulo facial. Los artistas trazaban un triángulo isósceles sobre la pieza, con su lado menor en la parte inferior, limitando la boca trazada en forma de rectángulo y los ojos en la parte superior, logrando de esta manera representar una cara humana. Sin embargo, en algunas ocasiones, el artífice invertía el triángulo facial, dejando un ángulo hacia la parte inferior, transformando la cara en una cabeza de ave.
  • los ojos: pueden estar representados mediante líneas simples talladas por desgaste, o por horadaciones circulares que se realizaban mediante cañas delgadas (que dejan en el fondo un ligero levantamiento) o rodillos de madera (que le dan al ojo forma cóncava). Es frecuente encontrarlos colocados dentro de un canal donde se colocan ambos ojos, o cada uno en un canal independiente. Dicho canal se tallaba previamente al lado de la nariz. También podían tallarse marcos alrededor de los ojos.
  • la boca: es uno de los elementos más significativos de las piezas de jade. Representada por una línea simple, por dos o tres líneas o por un rectángulo, a veces dividido como indicación de labios. Se le podían añadir líneas que simularan dientes. La boca también podía ser parte del triángulo de la nariz. Un elemento distintivo de los jades olmecas fue la boca en arco (“boca olmeca”). También puede hallarse representada la lengua, en forma de cintas que se proyectan hacia abajo y terminan en el pecho de la figura, y con dos espirales hacia abajo para reproducir la lengua bífida característica de las serpientes, la cual presenta a su vez líneas incisivas que hacen las veces de escamas, simulando la decoración de la piel de estos ofidios.
  • el tronco: constituye la parte inferior de la pieza. En algunas piezas, aparecen los miembros superiores o las alas en forma de triángulos marginales o arcos verticales. En las piezas que recuerdan aves, el tronco puede aparecer rayado para representar plumas. A veces también son representados los pies hacia abajo. Es frecuente que las figuras tengan los miembros superiores cruzándose sobre el abdomen en actitud ritual. En una figura se describió la presencia de senos. Algunas figuras son tan detalladas que pueden observarse dedos en manos y pies. En los ejemplares con lengua larga que se proyecta sobre el abdomen, las manos pueden cruzarse acercándose hacia ella. En las piezas que presentan las cuatro extremidades, estas pueden observarse flexionadas sobre el abdomen, a veces con líneas desordenadas, mientras que en otras de forma más armoniosa.
  • la cola: es el elemento más constante de los jades guanacastecos. En la mayoría tiene forma de hacha curva, aunque también los hay casi rectos. En las representaciones humanas, una hendidura central puede darles la forma de extremidades inferiores. En las representaciones de aves, pueden tener detalles para insinuar plumas o alas. En algunas piezas, la cola puede tener forma de punzón. En otras piezas, la cola puede presentar forma invertida, con el lado agudo hacia abajo.

Galería

Véase también

Referencias

Bibliografía

  • Fernández Esquivel, Patricia (2005). Oro precolombino de Costa Rica. San José, Costa Rica: Fundación Museos del Banco Central de Costa Rica. p. 128. ISBN 9968-9476-1-X. 

Enlaces externos

Esta página se editó por última vez el 27 jul 2017 a las 03:08.
Basis of this page is in Wikipedia. Text is available under the CC BY-SA 3.0 Unported License. Non-text media are available under their specified licenses. Wikipedia® is a registered trademark of the Wikimedia Foundation, Inc. WIKI 2 is an independent company and has no affiliation with Wikimedia Foundation.