To install click the Add extension button. That's it.

The source code for the WIKI 2 extension is being checked by specialists of the Mozilla Foundation, Google, and Apple. You could also do it yourself at any point in time.

4,5
Kelly Slayton
Congratulations on this excellent venture… what a great idea!
Alexander Grigorievskiy
I use WIKI 2 every day and almost forgot how the original Wikipedia looks like.
Live Statistics
Spanish Articles
Improved in 24 Hours
Added in 24 Hours
What we do. Every page goes through several hundred of perfecting techniques; in live mode. Quite the same Wikipedia. Just better.
.
Leo
Newton
Brights
Milds

Estudios de ciencias

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Los estudios de ciencias son un área de investigación interdisciplinaria que busca situar la experiencia científica en contextos sociales, históricos y filosóficos amplios. Utiliza varios métodos para analizar la producción, representación y recepción del conocimiento científico y su papel epistémico y semiótico.

De manera similar a los estudios culturales, los estudios de ciencias se definen por el tema de su investigación y abarcan una amplia gama de perspectivas y prácticas teóricas y metodológicas. El enfoque interdisciplinario puede incluir y tomar prestados métodos de las ciencias humanas, naturales y formales, desde la cienciometría hasta la etnometodología o la ciencia cognitiva. Los estudios de ciencias tienen cierta importancia para la evaluación y la política científica. Traslapados con el campo de la ciencia, tecnología y sociedad (CTS), los profesionales estudian la relación entre la ciencia y tecnología, así como la interacción del conocimiento experto y lego en el ámbito público.

Alcance

El campo comenzó con una tendencia a mirar el ombligo: era necesario generar consciencia sobre sí mismo en su génesis y aplicaciones.[1]​ Desde las primeras preocupaciones con el discurso científico, los profesionales pronto comenzaron a tratar la relación de la práctica científica con la política y los no expertos. Ejemplos incluyen la bioética, encefalopatía espongiforme bovina (EEB), contaminación, calentamiento global,[2][3]biomedicina, ciencias físicas, predicciones de peligros naturales, el (supuesto) impacto del desastre de Chernobyl en el Reino Unido, generación y revisión de política científica y gobernanza de riesgos y sus contextos históricos y geográficos. Mientras se mantiene una disciplina con múltiples metanarrativas, la preocupación fundamental es sobre el papel del experto percibido en proporcionar a los gobiernos y las autoridades locales información para la toma de decisiones.

El enfoque plantea varias preguntas importantes sobre lo que hace a un experto y cómo los expertos y su autoridad deben distinguirse de la población lega e interactuar con los valores y el proceso de formulación de políticas en las sociedades democráticas liberales.[1]

Los practicantes examinan las fuerzas dentro y a través de las cuales los científicos investigan fenómenos específicos como

Historia del campo

Maria Ossowska y Stanislaw Ossowski comenzaron a introducir el concepto en la década de 1930.[10]​ La Estructura de las revoluciones científicas de Thomas Kuhn (1962) generó un mayor interés no solo en la historia de la ciencia, sino también en sus fundamentos filosóficos. El trabajo de Kuhn estableció que la historia de la ciencia era menos una sucesión lineal de descubrimientos, sino más bien el concepto de paradigmas para la filosofía de la ciencia. Los paradigmas son construcciones sociointelectuales más amplias que determinan qué tipos de afirmaciones de verdad son permisibles. Los estudios de ciencias intentan identificar dicotomías cruciales como en ciencia y tecnología; naturaleza y cultura; teorías y experimentos; ciencia y arte; todas ellas conducen a la separación de varios campos y prácticas.

La sociología del conocimiento científico se desarrolló en la Universidad de Edimburgo, donde David Bloor y sus colegas desarrollaron lo que se ha denominado el "programa fuerte". Este programa propuso que tanto las teorías científicas "verdaderas" como las "falsas" deberían tratarse de la misma manera.[11]​ Ambos son causadas por factores o condiciones sociales, como el contexto cultural y el interés propio. [12]​ Todo conocimiento humano, como algo que existe en la cognición humana, debe contener algunos componentes sociales en su proceso de formación.[13]

Sin embargo, resultó difícil abordar temas de ciencias naturales con métodos sociólogos, como lo demuestran las guerras científicas de los Estados Unidos. El uso de un enfoque deconstructivo (como para las obras de arte o religión) en las ciencias naturales se arriesgó a poner en peligro no solo los "hechos concretos" de las ciencias naturales, sino también la objetividad y la tradición positivista de la sociología misma. [14]​ La opinión sobre la producción de conocimiento científico como una construcción social (al menos parcial) no fue fácilmente aceptada. [1]

Latour y otros identificaron una dicotomía crucial para la modernidad, la división entre la naturaleza (cosas, objetos) como trascendente, y la sociedad (el sujeto, el Estado) tan inmanente como artificial, construida. La dicotomía permitió una producción en masa de cosas (híbridos técnico-naturales) y problemas globales a gran escala que, mientras tanto, amenazan con poner en peligro la distinción como tal. Su obra Nunca fuimos modernos pide volver a conectar los mundos sociales y naturales volviendo al uso premoderno de "cosa"[15]​, abordando los objetos como híbridos hechos y analizados por la interacción entre personas, cosas y conceptos.[16]

Los estudiosos de la ciencia como Trevor Pinch y Steve Woolgar comenzaron ya en la década de 1980 a involucrar "tecnología", y llamaron a su campo "ciencia, tecnología y sociedad".[17]​ Este "giro a la tecnología" llevó los estudios de ciencias a la comunicación con académicos en programas de ciencia, tecnología y sociedad.

Más recientemente, un enfoque novedoso conocido como mapeo de controversias ha ido ganando impulso entre los profesionales de los estudios de ciencias, y se introdujo como un curso para estudiantes de ingeniería,[18]​ y escuelas de arquitectura. En 2002, Harry Collins y Robert Evans solicitaron una tercera ola de estudios de ciencias (un juego de palabras con La Tercera Ola), a saber, estudios de pericia y experiencia que respondan a las tendencias recientes para disolver la frontera entre los expertos y el público. [19]

Aplicación en riesgos naturales y provocados por el hombre

La cría de ovejas después de Chernobyl

Ovejas Herdwick pastando en Cumbria
Ovejas Herdwick pastando en Cumbria

Una muestra de los problemas bastante complejos de la información científica y su interacción con los legos es el estudio de Brian Wynne sobre la cría de ovejas en Cumbria después del desastre de Chernobyl .[1][20]​ Explicó las respuestas de los criadores de ovejas en Cumbria, que habían sido sometidos a restricciones administrativas debido a la contaminación radiactiva, supuestamente causada por el accidente nuclear en Chernobyl en 1986. Los ganaderos de ovejas sufrieron pérdidas económicas y su resistencia contra la regulación impuesta se consideraba irracional y no adecuada. Resultó que la fuente de radiactividad era en realidad el complejo de reprocesamiento nuclear de Sellafield; por lo tanto, los expertos responsables de la duración de las restricciones estaban completamente equivocados. El ejemplo condujo a varios intentos de involucrar mejor el conocimiento local y la experiencia lega, valorando el valor de la experiencia local.[21]

Estudios de ciencias / CTS en vulcanología

Las secuelas de la erupción de Soufrière Hills de 2007 en Montserrat
Las secuelas de la erupción de Soufrière Hills de 2007 en Montserrat

Donovan y otros (2012) utilizaron y describieron los estudios de ciencias para estudios sociales de vulcanología, generación de conocimiento y asesoramiento de expertos en volcanes activos.[1]​ En una encuesta de vulcanólogos realizada durante 2008 y 2009 y entrevistas con científicos en el Reino Unido, Montserrat, Italia e Islandia durante las temporadas de trabajo de campo, preguntaron a los expertos sobre el sentido de la vulcanología y cuáles consideraron las erupciones más importantes en el tiempo histórico. La encuesta intenta identificar erupciones que influyeron en la vulcanología como ciencia y evaluar el papel de los científicos en la formulación de políticas.

Un foco principal estaba en el impacto de la erupción de Montserrat en 1997. La erupción, un ejemplo clásico de la teoría del cisne negro[22]​ mató directamente a 19 personas. Sin embargo, el brote tuvo un gran impacto en la sociedad local y destruyó importantes infraestructuras, como el aeropuerto de la isla.[23]​ Alrededor de 7,000 personas, o dos tercios de la población, abandonaron Montserrat; 4.000 al Reino Unido.[24]

El caso de Montserrat ejerció una gran presión sobre los vulcanólogos, ya que su experiencia de repente se convirtió en el principal impulsor de varios enfoques de políticas públicas.[1]​ El enfoque CTS proporcionó información valiosa en esa situación. Hubo varios errores de comunicación entre los científicos. La incertidumbre científica coincidente (típica de los disturbios volcánicos) y la solicitud de una voz unificada para el asesoramiento político fue un desafío. Los vulcanólogos de Montserrat comenzaron a utilizar modelos de obtención estadística para estimar las probabilidades de eventos particulares, un método bastante subjetivo pero que permite sintetizar el consenso y la experiencia basada en la experticia, el conocimiento y experiencia local.

La vulcanología como ciencia actualmente enfrenta un cambio de sus fundamentos epistemológicos. La ciencia comenzó a involucrar más investigación en evaluación de riesgos y gestión de riesgos. Requiere nuevas metodologías integradas para la recopilación de conocimientos que trasciendan los límites disciplinarios científicos pero que combinen resultados cualitativos y cuantitativos en un todo estructurado.[25]

Expertos y democracia

La ciencia se ha convertido en una fuerza importante en las sociedades democráticas occidentales, que dependen de la innovación y la tecnología para abordar sus riesgos.[26]​ Las creencias sobre la ciencia pueden ser afectadas por valores morales, epistemología o motivaciones políticas. Sin embargo, la designación de la experiencia como autorizada en la interacción con legos y tomadores de decisiones de todo tipo se ve desafiada en las sociedades de riesgo contemporáneas, como lo sugieren los estudiosos que siguen la teorización de Ulrich Beck. El papel de la experiencia en las democracias contemporáneas es un tema importante para el debate entre los estudiosos de los estudios de ciencias. Algunos abogan por una comprensión pluralista de la experiencia más ampliamente distribuida (Sheila Jasanoff y Brian Wynne, por ejemplo), mientras que otros abogan por una comprensión más matizada de la idea de la experiencia y sus funciones sociales (Collins y Evans, por ejemplo).[27][28]

Ver también

Referencias

  1. a b c d e f Amy Donovan, Clive Oppenheimer, Michael Bravo. Social studies of volcanology: knowledge generation and expert advice on active volcanoes. Bulletin of Volcanology, Springer Verlag (Germany), 2012, 74 (3), pp.677-689. doi:<10.1007/s00445-011-0547-z insu-00691620
  2. Martello M (2004) Global change science and the Arctic citizen.Sci Public Policy 31(2):107–115
  3. Jasanoff S (ed) (2004) States of knowledge: the co-production of science and social order. Routledge, Abingdon
  4. International Studies in the Philosophy of Science Volume 16, Issue 1, 2002, Recent work on aesthetics of science DOI:10.1080/02698590120118783 James W. McAllister pages 7-11, 21 Jul 2010
  5. Zeichen für Kunst: Zur Organisierbarkeit von Kreativität Detlev Nothnagel, ZfS, Band 29, Heft 4/2007 ZfS, Band 29, Heft 4/2007 ISBN 978-3-86057-887-2
  6. Organisierte Kreativität: Die vielen Gesichter der Innovation, Rene J.Jorna, in Zeichen für Kunst: Zur Organisierbarkeit von Kreativität Detlev Nothnagel, ZfS, Band 29, Heft 4/2007 ZfS, Band 29, Heft 4/2007 ISBN 978-3-86057-887-2
  7. Traweek, Sharon (1992). Beamtimes and lifetimes: the world of high energy physicists. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. ISBN 9780674044449. 
  8. Mario Biagioli: The science studies reader. Routledge, New York 1999, ISBN 0-415-91867-7
  9. Derek de Solla Price: Little Science, Big Science. Von der Studierstube zur Großforschung. Suhrkamp, 1982, ISBN 978-3518076484.
  10. Matthias Kölbel: Wissensmanagement in der Wissenschaft, Berlin: Gesellschaft für Wissenschaftsforschung e.V. c/o Inst. f. Bibliotheks- und Informationswissenschaft der Humboldt-Universität zu Berlin, 2002, elektronische Bereitstellung 2011.
  11. David Bloor, "The strengths of the strong programme." Scientific rationality: The sociological turn (Springer Netherlands, 1984) pp. 75-94.
  12. Wiebe E. Bijker, et al. The social construction of technological systems: New directions in the sociology and history of technology (MIT press, 2012)
  13. Harry M. Collins, "Introduction: Stages in the empirical programme of relativism." Social studies of science (1981): 3-10. in JSTOR
  14. Latour, Bruno (March 2000). «When things strike back: a possible contribution of 'science studies' to the social sciences». British Journal of Sociology 51 (1): 107-123. doi:10.1111/j.1468-4446.2000.00107.x. 
  15. In premodern times (and various languages) the term both meant an object and an assembly
  16. Lash, Scott (1999). Objects that judge: Latour's parliament of things, in another modernity, a different rationality. Oxford: Blackwell. ISBN 9780631164999. 
  17. An Introduction to Science and Technology Studies Sergio Sismondo John Wiley & Sons, 17.08.2011.
  18. MIT web.mit.edu Retrieved on 2009-02-21
  19. Social Studies of Science April 2002 vol. 32 no. 2 235-296 The Third Wave of Science Studies Studies of Expertise and Experience H.M. Collins and Robert Evans doi: 10.1177/0306312702032002003
  20. Wynne B (1989) Sheepfarming after Chernobyl: a case study in communicating scientific information. Environment 31(2):33–39.
  21. Lash, Scott; Szerszynski, Bronislaw; Wynne, Brian (1996). Risk, environment and modernity: towards a new ecology. Theory, culture & society. London: Sage Publications. ISBN 978-0803979376. doi:10.4135/9781446221983. 
  22. Donovan et al. (2012) cite Taleb NN (2007) The black swan: the impact of the highly improbable. Allen Lane, London.
  23. «BBC country profile: Montserrat». 22 de septiembre de 2009. Consultado el 8 de marzo de 2008. 
  24. «Montserrat evacuation remembered». BBC. 12 de septiembre de 2005. Consultado el 19 de noviembre de 2010. 
  25. Horlick-Jones T, Sime J (2004) Living on the border: knowledge, risk and transdisciplinarity. Futures 36(4):441
  26. Ulrich Beck (1992). Risk Society: Towards a New Modernity. New Delhi: Sage Publications. ISBN 978-0803983465.  (in German: Die Risikogesellschaft 1986)
  27. Collins, Harry; Evans, Robert (2007). Rethinking Expertise. University of Chicago Press. ISBN 978-0226113623. 
  28. Collins, Harry (2004). «Interactional expertise as a third kind of knowledge». Phenomenology and the Cognitive Sciences 3 (2): 125-143. ISSN 1568-7759. doi:10.1023/B:PHEN.0000040824.89221.1a. 

Bibliografía

Estudios de ciencias, general
  • Bauchspies, W., Jennifer Croissant and Sal Restivo: Science, Technology, and Society: A Sociological Perspective (Oxford: Blackwell, 2005).
  • Biagioli, Mario, ed. The Science Studies Reader (New York: Routledge, 1999).
  • Bloor, David; Barnes, Barry & Henry, John, Scientific knowledge: a sociological analysis (Chicago: University Press, 1996).
  • Gross, Alan. Starring the Text: The Place of Rhetoric in Science Studies. Carbondale: SIU Press, 2006.
  • Fuller, Steve, The Philosophy of Science and Technology Studies (New York: Routledge, 2006).
  • Hess, David J. Science Studies: An Advanced Introduction (New York: NYU Press, 1997).
  • Jasanoff, Sheila, ed. Handbook of science and technology studies (Thousand Oaks, Calif.: Sage Publications, 1995).
  • Latour, Bruno, "The Last Critique," Harper's Magazine (April 2004): 15-20.
  • Latour, Bruno. Science in Action. Cambridge. 1987.
  • Latour, Bruno, "Do You Believe in Reality: News from the Trenches of the Science Wars," in Pandora's Hope (Cambridge: Harvard University Press, 1999)
  • Vinck, Dominique. The Sociology of Scientific Work. The Fundamental Relationship between Science and Society (Cheltenham: Edward Elgar, 2010).
  • Wyer, Mary; Donna Cookmeyer; Mary Barbercheck, eds. Women, Science and Technology: A Reader in Feminist Science Studies, Routledge 2001
Objetividad y verdad
  • Haraway, Donna J. "Situated Knowledges: The Science Question in Feminism and the Privilege of Partial Perspective," in Simians, Cyborgs, and Women: the Reinvention of Nature (New York: Routledge, 1991), 183-201. Originally published in Feminist Studies, Vol. 14, No. 3 (Autumn, 1988), pp. 575–599. (available en línea)
  • Foucault, Michel, "Truth and Power," in Power/Knowledge (New York: Pantheon Books, 1997), 109-133.
  • Porter, Theodore M. Trust in Numbers: The Pursuit of Objectivity in Science and Public Life (Princeton: Princeton University Press, 1995).
  • Restivo, Sal: "Science, Society, and Values: Toward a Sociology of Objectivity" (Lehigh PA: Lehigh University Press, 1994).
Medicina y biología
Medios, cultura, sociedad y tecnología.

Enlaces externos (inglés)

Esta página se editó por última vez el 19 ago 2021 a las 16:40.
Basis of this page is in Wikipedia. Text is available under the CC BY-SA 3.0 Unported License. Non-text media are available under their specified licenses. Wikipedia® is a registered trademark of the Wikimedia Foundation, Inc. WIKI 2 is an independent company and has no affiliation with Wikimedia Foundation.